martes, 31 de mayo de 2016

Cultura Clásica: una Antigüedad muy moderna


        Cultura Clásica es una materia optativa que se imparte en 3º y 4º de la ESO en nuestro matritense IES Gregorio Marañón, se puede cursar los dos años y nos aproxima a los orígenes de una cultura que es la nuestra, permitiendo que la conozcamos e interpretemos mejor, con mayor profundidad, independientemente de que seamos "de Ciencias" o "de Letras". 

     Como dice un refrán conocido que "obras son amores, que no buenas razones" (el clásico facta, non verba), os propongo comprobar en qué nivel de conocimientos os encontráis analizando la viñeta que viene a continuación y respondiendo a una simple pregunta: ¿de qué trata?


        Si os llama la atención en primer lugar la ligereza de ropa de los jóvenes de la imagen y os preguntáis si se deberá a que van a darse un baño en la fuente, tal vez no estéis aún familiarizados con la forma de representar a héroes y dioses griegos y romanos (con poca ropa aunque no se bañen). Si se os van, a continuación, los ojos al modelo de móvil con el que el joven va a hacerse un selfie en cuanto sepa cómo funciona ese aparato y os imagináis cuál es el destino de la foto en Instagram, es que vuestros referentes son únicamente los de ahora mismo y lo que os falta es dar el paso fundamental (Cultura Clásica de 3º) que os permita entender qué tienen que ver dos jóvenes poco vestidos con la cara del chico reflejada en la cristalina pantalla del móvil.

      
        Eso sí, si alguno observa unas flores amarillas a la izquierda, junto al agua, y les encuentra cierto parecido con los narcisos, es que le gusta la botánica. Y si se pregunta a continuación si tendrá algo que ver la botánica con la historia que cuenta la imagen, ya es un poco filósofo, y ese es el mejor punto de partida para entender nuestro mundo.  


    Por cierto, ¿lo que lleva el chico en la cabeza tendrá algo que ver con la historia que cuenta la imagen? Porque parece una corona de laurel o de otro árbol, y el laurel lo relacionamos con vencedores en algo, por ejemplo en los certámenes deportivos. ¿Ese joven será un atleta? Porque no parece que el sitio en que está se preste mucho a dar carreras o saltos, o a lanzar discos o jabalinas... ¿Y lo que está a su lado en el suelo es un sombrero de ala muy ancha? Porque un sombrero así serviría para protegerse del sol, y eso quiere decir que el chico no debía de estar muy acostumbrado a estar al aire libre, o que viene de hacer algo que exige gran esfuerzo en un día muy caluroso y se muere de sed. ¿Y llevaría un sombrero sobre la corona? ¿O el sombrero es de la señorita, que está también muy blanca y le mira con preocupación? ¿Qué puede pasar por subir una foto a Instagram?

      Seguro que alguno de los que leen estas líneas dice: las flores, el agua y el chico inclinado sobre ella me han dado la pista. El chico es el bellísimo Narciso, un personaje de la mitología griega que acabó dando su nombre a una flor. Y me suena que este Narciso, si quería llegar a viejo, no debía verse a sí mismo jamás, por lo que ya sus padres debían de haberse encargado de evitarlo durante su infancia y adolescencia. Y por eso cuando un buen día siente sed y acerca sus labios a una fuente para beber, ve por vez primera reflejada su  cara en el agua, tal vez piensa que es una bella ninfa que vive en las aguas,  se enamora perdidamente de ella (o de sí mismo), y al no conseguir lo que desea se deja morir inclinado sobre su imagen (o se ahoga). Por eso está preocupada la señorita. Desde luego, a quien tanto sabe, la Cultura Clásica ya no le es ajena y está preparado para adentrarse en un mundo culturalmente más amplio (Cultura Clásica de 4º) y entender, por ejemplo-, qué es el llamado narcisismo y cómo se manifiesta:



      Por cierto, ¿quién era la joven? ¿Quién va a ser?,-dice el de 4º-: Eco, la ninfa locamente enamorada de Narciso que al no soportar ser rechazada por él, se retiró a un lugar apartado y adelgazó tanto que de ella solo quedó la voz...
      Pues aquí no es una voz. ¿Qué querrá representar el autor del cuadro original?

      El mundo clásico es una referencia más que válida para el mundo actual, que analizamos en las clases con un ojo en el pasado y otro en el presente:

 
     Si no reconoces a Julio César, ni sabes cuáles fueron sus últimas palabras, y piensas que bruto es un insulto que dirige el acuchillado al que le está grabando con el móvil, no lo dudes: Cultura Clásica es tu optativa.
    

domingo, 1 de mayo de 2016

Calipatira, una madre que se salió con la suya

          Hoy que se celebra el Día de la Madre, quiero dar todo el protagonismo a Calipatira, una de mis griegas preferidas, puesto que, según Pausanias 5, 6. 7-8,  se atrevió a desafiar las normas establecidas y poner en riesgo su propia vida por compartir con su hijo Pisírrodo un día inigualable para él, el de su victoria en los Juegos Olímpicos de 404 a.C., pese a estar prohibido el acceso de las mujeres (al menos las casadas) al santuario y penada la violación de estra prohibición con la muerte por despeñamiento desde los barrancos del cercano monte Tipeo.

     
     Nuestra Calipatira (según Pausanias había quien la llamaba Ferenice)  era hija de Diágoras de Rodas, uno de los más grandes atletas de la antigüedad, vencedor en el boxeo en los Juegos Olímpicos de 464 a.C., peridodonica y vencedor en otros muchísimos lugares, y hermana de tres atletas: dos de ellos lograron en 448 a.C. en Olimpia la victoria en un mismo día, Acusilao en el boxeo y Damageto en el pancracio, y para celebrarlo llevaron a su padre, Diágoras, a hombros mientras los griegos le arrojaban flores y lo felicitaban por sus hijos (Pausanias 7, 3; por cierto que Damageto ya había vencido allí en 452 a.C.). El tercer hermano era Dorieo, vencedor en el  pancracio en tres Juegos Olímpicos seguidos, 432, 428 y 424 a.C, y periodonica, como su abuelo. Además de Pisírrodo, hubo otro gran atleta en la familia,  Eucles, vencedor en el pancracio en 404 A.C. Las fuentes no dejan claro si Calipatira y Ferenice eran la misma persona o dos hijas de Diágoras, y, por ejemplo, W. Decker (Antike Spitzensportler, Hildesheim, 2014, 85-88), considera a Pisírrodo hijo de Ferenice y a Eucles de Calipatira. 

Acusilao y Damageto con su padre a hombros


      Para nosotros no es ahora tan importante establecer el árbol genealógico de tan luchadora familia como acompañar en nuestra imaginación a a la viuda Calipatira vestida como un entrenador, con un manto largo,  llevando a su hijo a luchar. Cuando él vence, llena de entusiasmo al intentar saltar la barrera tras la que estaban situados los entrenadores se le engancha la ropa y queda en evidencia su condición de mujer (entonces no se empleaba ropa interior que tapara las partes pudendas).  No se la castigó por consideración a las victorias olímpicas de su padre, hermanos e hijo, pero se promulgó una ley para que en adelante también entrasen desnudos en el estadio  los entrenadores, no sólo los atletas.

       Diágoras de Rodas se llaman en la actualidad al aeropuerto de su isla natal, el estadio y el club de fútbol.


     Pero Calipatira da su nombre nombre a la Asociación Atlética Panhelénica Femenina.